La iglesia de Frontera en El Hierro

Uno de los lugares a los que todo buen amante de los templos eclesiásticos que se encuentre de visita por El Hierro ha de contemplar es la Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria, situada en el municipio herreño de Frontera.

Situada al pie de la Montaña de Joapira, se trata de un templo cuyo origen fue una ermita que data del año 1615, construida por iniciativa del capitán y regidor herreño Blas de Acosta Padrón. Sin embargo, la iglesia tuvo que ser restaurada en 1724, para reparar los daños ocasionados por el temporal que había azotado la isla dos años antes, unas obras contaron con la participación económica de los vecinos de El Golfo.

La gran afluencia de feligreses, que acudían a El Golfo para recoger los frutos de sus tierras, hizo que en 1811 comenzaran las obras para sustituir la modesta ermita por un nuevo santuario, cuya edificación concluyó en 1818.

El templo cuenta con tres naves separadas entre sí por arcos de medio punto sobre pilares cilíndricos de cantería vista, posados sobre basas toscanas. Asimismo, el exterior presenta un aspecto apaisado, con muros planos y un curioso contraste cromático entre la cal y la cantería. Por la alta ventana entra la luz que ilumina el coro, mientras que su puerta, con arco escarzano, es de dos metros.

Por otra parte, su retablo –que actualmente está siendo restaurado por Cristina de Andrés-, data de mediados del XIX y es de estilo clasicista y decoración barroca tardía. Asimismo, cuenta con la protección como Bien Mueble, está realizado en madera ensamblada, tallada y policromada, en un solo cuerpo con dos hornacinas dispuestas en su eje central. Está encastrado a los muros del templo, con unas dimensiones de cerca de tres metros de largo por 1,20 de fondo y unos cinco de altura.

Realizado por el artista herreño Marcos Padrón Machín, como se ha podido demostrar recientemente, la restauración del retablo responde a la necesidad de reparar varias roturas y pérdidas generales en el soporte de madera, así como algunos daños en la policromía.

Foto Vía: Barraquito

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top