El joven municipio herreño de Frontera

Frontera

El término municipal de ocupa el triángulo que hay entre la punta de Salmor, la bahía de los Reyes, con el faro de Orchilla, y la Restinga por el sur. La Dehesa ocupa toda la franja occidental y El Julán y El Lajial cubren la zona sur.

La actividad económica más importante era hasta hace unos años el pastoreo, pero el cultivo intensivo de frutas tropicales y la progresión de las capturas pesqueras, han dado lugar a una cierta euforia económica, traducida en mejoras evidentes y en la creación de pequeñas industrias de transformación. Frontera, la capital, Sabinosa y La Restinga son las localidades más importantes.

La historia de Frontera es relativamente joven y, por lo tanto, es también muy corta, ya que nació como tal el 26 de diciembre de 1891. Los vecinos de El Pinar sostenían un duro contencioso con Valverde desde hacía muchos años, exigiendo la independencia municipal de la capital herreña a toda costa.

Con la creación del nuevo ayuntamiento, la Diputación Provincial de Canarias resolvía el litigio. Sin embargo, la cabecera de la nueva municipalidad no se estableció en El Pinar, sino en Frontera, que entonces contaba con menos de 200 habitantes. En su territorio municipal se encuentran localidades que han jugado un importante papel en la historia de la isla.

Es el caso de El Julán, con sus petroglifos y su tagoror, la bahía de Naos, la Orchilla con su faro, antiguo meridiano cero, y La Dehesa, con el santuario de la Virgen de los Reyes, patrona de El Hierro.

En cuanto a su gastronomía, es similar a la de Valverde, salvo en la carne, el queso, los postres, el vino y en alguna forma de hacer el pescado. La carne de vaca es muy buena en esta zona, como es el cabrito asado y frito. El caldo de pescado tiene un saborcillo picante con mucho gusto, mientras que los pescados fritos y la parrillada a la brasa se aderezan con mojos de aceite, vinagre y pimienta. Por su parte, el gofio escaldado se sirve en las dos comidas principales.

El vino de Frontera tiene certificado de origen. Lo hay tinto, blanco y rosado, especial para los potajes y el pescado. A su vez, el queso tiene siete variedades: cuajado, tierno, ahumado, semiahumado, curado, fundido y desalado. Su repostería sigue vigente, pero en los últimos años viene siendo sustituida como postre debido a la calidad de los frutos tropicales que se producen en la zona: desde la piña hasta los caquis, el papayo y el maracuyá. Por último, también hay que destacar los plátanos: fritos, con helado; en crepes o merengados con leche y canela.

Foto vía: javiersanp

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top