Palacio de Nava, en La Laguna

Palacio de Nava

Imagino que ya sabréis que el municipio de La Laguna, en la isla de Tenerife, está declarado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Así que casi cualquier rincón de esta localidad merece la pena ser visto, incluso aquellos que están olvidados y dejados a su abandono.

Tal que así se encuentra el que fuera otrora uno de los lugares más importantes de la ciudad: el Palacio de Nava. Es una pena que esta gran casona no se pueda visitar por dentro, debido a su estado de deterioro, lo cual ya es una triste noticia de por sí misma. Pero aún así, merece echarle un vistazo aunque sea a su fachada.

Fachada que se encuentra en la Plaza del Adelantado de La Laguna, junto al Convento de las Monjas Catalinas. Fachada esbelta, de piedra basáltica y que es fruto de la evolución que ha tenido este edificio a lo largo de su historia, que alcanza casi los 500 años.

Y es que esta gran casa palacio se mandó construir allá por el siglo XVI, por orden de Tomás Grimón, el que fuera gobernador de Tenerife allá por los años finales de ese siglo. Sin embargo, y como ya hemos apuntado, es en su fachada donde notamos las distintas reformas que ha tenido en siglos posteriores, como la que sufrió en el siglo XVIII.

Esa reforma fue llevada a cabo por el que fue el quinto marqués de Villanueva del Prado, don Tomás de Nava y Grimón y Porlier. Este señor, que entre otras cosas impulsó la creación del Jardín Botánico de La Orotava, fue el creador de las llamadas Tertulias de Nava, reuniones sociales en las que se daban cita lo más granado de la burguesía y la aristocracia, muy populares por aquel entonces.

Después de muchos años cerrado, el Palacio de Nava ha abierto sus puertas en contadas ocasiones y muy especiales. Siguen en pie los proyectos para su remodelación y reutilizamiento aunque de momento, ni se ha transformado en un Parador Nacional ni tampoco en un Centro de Visitantes. Ojalá pronto se lleve adelante alguno de estos proyectos.

Foto Vía La Opinión

Print Friendly, PDF & Email

Tags:




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top