El Perro Maldito, tradición de La Palma

Perro Maldito de La Galga

Cuenta una antigua tradición de La Galga, en el municipio de Puntallana en La Palma, que en los días previos a la festividad de San Bartolomé (durante el 24 de Agosto) se pasea en libertad el “perro maldito”, nombre popular con el que denominan al Diablo. En estos días los más pequeños del vecindario se dedican a hacer travesuras a los vecinos, achacando siempre su culpa al diablo que San Bartolomé lleva encadenado, en una representación del dominio del Bien sobre el Mal.

Una de las principales características de esta festividad palmera, aparte de lo vistoso y colorido de su celebración, es la gran participación de los vecinos en ella, estando claramente diferenciado el papel de niños y adultos. También se adornan las esquinas de las casas con ristras de ajos, tradicionalmente utilizadas para alejar a los malos espíritus.

La fiesta se crea bajo la premisa de que, en vísperas del día de San Bartolomé el diablo anda suelto, y es el mismo santo quien llega para amarrarlo a sus propios pies; ésto quizá se inspire en la forma en que tradicionalmente se representa a San Bartolomé, con una especie de dragón a sus pies, al que mantiene encadenado.

En los alrededores de la ermita de San Bartolomé Apóstol se realiza una representación del diálogo entre dos ángeles, uno bueno y uno malo; éste último se sube a una azotea y anuncia a los asistentes su intención de provocar el Mal. A este discurso responde el ángel desde su balcón en la ermita mientras suenan las campanas,  y es entonces cuando hace su aparición el perro maldito, representado por una gran cabeza roja con cuernos y un largo traje de tela bajo el que se esconden sus portadores, todo ello al ritmo de los tambores. El perro maldito se mueve entre la gente repartiendo maldiciones a diestro y siniestro, mientras los vecinos recitan la frase: “San Bartolomé bendito, amarra al perro maldito“.

Foto vía: larevistadelapalma

Tags: , ,

Imprimir


1 comentario

Comments RSS

  1. Muy señores mios, perdonen, que insista en el nombre de las ciudades canarias, soy un amante de la investigación, les voy a dar otro dato Ten-ife, según he leído, su traducción es montaña blanca, la palabra ten o tene en un diccionario de latin no existe, y la de “ife” se refiere a una ciudad Nigeria que pueden consultar en Googlee, y referente a los perros de Gran Canaria, eran conocidos en el norte de África antes de recalar en tal isla, les voy a poner un ejemplo. Mediados del siglo VII antes de C. en la guerra librada por Éfeso iba acompañado por perros de ataque, y estos antes de tener conocimiento de las islas eran usados, por Armenios, Persas, Griegos, atenienses, Roma y Egipto, y para el colmo el mestizo Antonio Hernandez de Viana, se invento nombres guanches en sus libros, gracias por atenderme, me agradaría ver donde están editados estos articulos como el anterior, gracias Jesús García Ló

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top