Molinos de viento en Lanzarote

Molino del Jardin del Cactus

¿Creéis que en España los molinos de viento son propios de la Mancha, esas llanuras solitarias por donde cabalgaba Don Quijote?. Está claro que no vamos a restarle méritos a esos molinos manchegos, pero en uno de mis viajes por la isla de Lanzarote me di cuenta que el paisaje de este rincón canario también estaba poblado de estas construcciones.

En una isla como Lanzarote, en donde no hay grandes corrientes de agua y pocos bosques, los molinos de viento son un recurso muy interesante para la obtención de energía. Porque en Lanzarote sopla el viento, y cómo lo hace en muchas ocasiones… ¿Una diferencia con respecto a los molinos manchegos?. Que si bien en la Mancha los molinos de viento son de dos plantas, en Lanzarote lo son de tres.

Además, cuentan con dos entradas, una en la parte baja y otra en la zona intermedia del cuerpo del molino. Qué bonito es por ejemplo el molino de viento del Jardín del Cactus, a las afueras de Guatiza, un lugar que alberga más de nueve mil ejemplares de cactus de 1.400 especies diferentes. Este jardín abrió sus puertas en marzo de 1990, y fue restaurado por César Manrique poco antes de morir.

Para ver otro molino de viento tenemos que irnos hasta San Bartolomé. Las piedras del molino se pueden ver en los alrededores, ya que aún todavía produce gofio. Fue construido en 1870 por Baltasar Martín, secretario del Ayuntamiento de San Bartolomé. Además en San Bartolomé se puede ver otro molino y una molina, la Molina de Don Juan de Armas, que se diferencia de los molinos por su altura

Más molinos hay en Teguise, aunque más bonito para mi gusto es el de Tiagua, en el Museo Agrícola el Patio, un museo que se encarga de ofrecernos lo mejor de la vida tradicional de la isla. El molino ha sido bellamente restaurado, con sus aspas, su cono de color rojo y su puerta en medio del cuerpo del molino, a la que se accede a través de una escalera.

Molinos de Lanzarote que han sabido desde siempre aprovechar el viento de la isla y que no quieren perder la estela el horizonte canario. Hoy en día muchos de ellos, la mayoría han dejado de funcionar, sin embargo aún otros siguen moliendo y trabajando duro para sacar adelante el gofio, algo esencial en toda gastronomía canaria tradicional que se precie.

Print Friendly, PDF & Email

Tags:




1 comentario

  1. carmina dice:

    Me gustaria ver un molino que vi cuando estuve en Lanzarote
    que tenia su balcón y sus florecillas.No se si fue en Guatiza,o Teguise.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top