Curiosidades del hablar canario

rae

Para entendernos mejor, vamos a ver un poco cómo es el español canario, que está más cerca del centroamericano que de la señora Real Academia. No sea cosa, al final de cuentas, de llegar uno confiado a este lugar y escuchar lo que le dicen en el aeropuerto al bajar del avión y empezar a enterarse cuando se está en el vuelo de vuelta.

La expresión “baja pa´ bajo”, puede dar a entender que se están dando dos indicaciones pero en realidad se trata de una misma cosa, al escuchar “baja pa´ bajo” sólo baja y listo. Te dirán “mi niño” varias veces pero no creas que es porque parezcas más joven de lo que eres, tampoco tiene nada de malo. Un repentino “mira a ver” puede parecerse al primer ejemplo, en este caso hay que interpretar, lisa y llanamente, fíjate.

Vamos a expresiones un poco menos claras, por ejemplo, “chacho”. “Chacho es el comodín, se pronuncia “iaio” y funciona generalmente como tío, colega, hermano, compadre, etc., pero también puede ir acompañado a la vez por éstos: “chacho, hermano”, “chacho, tío”. La razón es todavía un misterio.

Muy típica es también la expresión “¡ño!”, que tomó hace poco como identidad publicitaria la cadena de supermercados canarios Hiperdino y que es el sonido que se emite ante una sorpresa. También está el “¡chóss!”, igual pero con más énfasis, un grito de asombro más que de sorpresa.

A saber, algo “cambao” es algo torcido, “chibichanga” es mejor no decirlo, “emboste” es estar hasta el borde de comida y “jilorio” todo lo contrario. Un “fleje” es un montón. La “guagua”, lo sabrán también los cubanos, es el autobús.

Ahora bien, los canarios también podría decirse que tienen diferentes “denominaciones de origen”, o al menos así lo diría yo. De esta forma, los de Tenerife son “chicharreros”, los de Fuerteventura son “majoreros”, los de Lanzarote, “conejeros” y los de Gran Canaria, “canariones”.

En realidad, el canario no es algo tan críptico como es, en definitiva, el silbido gomero, pero también es cierto que al principio no es tan fácil cogerle el hilo. Por eso es bueno llevarse algunos de estos tips bien sabidos o al menos llegar a Canarias y que el acento te suene. Y puede que en unos días, ya una vez hayas probado alguna que otra comida típica, hasta termines tomándole el gusto al acento.

Print Friendly, PDF & Email

Tags:




1 comentario

  1. Auarita dice:

    Que bien los has esplicado mi niño, el lenguaje de los canarios solo sorprende al llegar por primera vez, porque en cuanto pones los pies en estas islas, se te pega todo, acompasas tu ritmo al ritmo nuestro, adoptas nuestras expresiones mas genuinas y acabas asimilando nuestra filosofia de vida. Pero no cabe duda que «bajar pa bajo» es lo acertado, alguna vez has intentado «bajar pa arriba??

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top