Siete motivos distintos para conocer las islas canarias

siete islas

Pongamos como punto de partida la Isla de Gran Canaria. Desde aquí, para moverte hacia las demás islas del archipiélago canario puedes optar por la vía aérea o por la vía marítima, descartamos la vía terrestre por razones obvias.

Gran Canaria. La más antigua en su proceso poblacional. La capital al norte, con su centro histórico bien conservado, su playa, su importante puerto. Al sur, las famosas dunas de Maspalomas y todas las áreas más turísticas, hoteles, restaurantes, campos de golf, playas de arena o de rocas y sus pequeños pueblos rurales subiendo hacia el centro de la isla. Parques de atracciones, excursiones turísticas y todo tipo de deportes marinos.

Tenerife. Blanca, radiante y moderna, la otra capital del archipiélago, la más nueva y llena de luces, un despliegue arquitectónico digno de admirar, el único tranvía de todas las islas, un enorme volcán en el centro. Numerosos acantilados de rocas claras y aguas verdes.

Fuerteventura. Kilómetros y kilómetros de playas de arena blanca y aguas cristalinas, una inmensa llanura con focos poblacionales distribuidos a lo largo del camino que va de su capital puerto, también al norte, hasta la zona turística del sur. Y mientras tanto, playas y más playas, es ir por la carretera bordeando la línea costera de continuadas playas inhabitadas, tentadoramente solitarias.

La Palma. ¿Pero en canarias hay nieve? Resulta que el gigantesco cráter del centro de la isla está a tal altura que sí, muchas veces hay nieve. Aquí se emplaza también un importante centro de observación astronómico dada la altura y la pureza del aire en esta isla. Todo en su justa medida: un poco de sol, un poco de verde, un poco de playas, y tocar el cielo con las manos.

Lanzarote. El parque volcánico, como una fotografía del pasado, la evidencia todavía clara del origen del archipiélago. Largas extensiones de tierra oscura y rocas magmáticas sin el más mínimo atisbo de vegetación, pueblos de casas blancas y pequeñas playas de arena negra.

La Gomera. Pequeña, escasamente poblada, agrícola. La menos industrializada. Un inmenso bosque único, lleno de especies animales y vegetales autóctonas. Pequeños pueblos ajenos al paso de los años. Un corto pero profundo recorrido por un paraíso verde y tranquilo.

El Hierro. El paraíso submarino, un espectacular ecosistema marino suena en esta isla como su nota más fuerte, el mejor lugar para sumergirse y disfrutar del fondo marino. Peces y burbujas, el tiempo flota.

He dicho que eran siete los motivos para visitar este archipiélago, para pasar las vacaciones en Canarias. Pero cada isla en sí tiene motivos de sobra.

Foto Vía: otroblogdeviajesmas

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top