El archipiélago canario

Tenerife

Las Islas Canarias, también conocidas como las islas afortunadas, situadas frente a la costa africana gozan de un clima subtropical, suavizado por la influencia de los vientos alisios. Estas siete joyas volcánicas guardan gran cantidad de tesoros naturales y contrastes. Veamos un poco de cada una.

Tenerife, la mayor en extensión con 2.034 kilómetros cuadrados, alberga la ciudad de Santa Cruz (capital de la isla y de la provincia de Santa Cruz de Tenerife). Aquí encontraremos, en la vertiente Norte, playas de arena negra y verdes valles y barrancos y, en la vertiente Sur, playas de arena dorada y una completa infraestructura turística. Además, Tenerife cuenta con uno de los mayores tesoros naturales de España: el Parque Nacional de las Cañadas del Teide.

En la isla de La Palma, con 708 kilómetros cuadrados de extensión y declarada Reserva de la Biosfera, se encuentra el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente. Es una de las islas con mayor superficie cubierta por bosques, predominando los pinos y la laurisilva. Su capital en Santa Cruz de la Palma, aunque la ciudad más poblada es Los Llanos de Aridane.

La Gomera, con 370 kilómetros cuadrados de extensión, es una isla surcada de barrancos y con el Parque Nacional de Garajonay en la cumbre (actualmente declarado como Patrimonio de la Humanidad). La mayoría de sus poblaciones (incluyendo la capital San Sebastián) están situadas en la costa, aunque también encontraremos pueblos en la cumbre (como es el caso de Vallehermoso).

El Hierro, con apenas 269 kilómetros cuadrados de extensión, es la más pequeña del archipiélago. Aquí podemos encontrar curiosidades como los restos de asentamientos guanches en la zona del Tagoror del Julán o la Punta Orchilla, que hasta 1884 cumplió la tarea de ser el referente horario mundial, como hoy lo es el Meridiano de Greenwich.

En Gran Canaria, con 1560 kilómetros cuadrados de extensión, está la ciudad de Las Palmas, capital de la isla y de la provincia de Las Palmas de Gran Canaria. Esta isla cuenta con preciosas y extensas playas como Maspalomas, Las Canteras o la playa de Alcaravanera.

Lanzarote, con 846 kilómetros cuadrados de extensión es, junto a Fuerteventura, una de las islas más áridas, aunque no por ello menos interesantes. En el Parque Nacional de Timanfaya podremos encontrarnos cara a cara con las fuerzas de la naturaleza, visitando sus volcanes e interactuando con los numeros geiseres de la zona. Lanzarote guarda, además de sus paisajes naturales, una fuerte influencia del arquitecto y artista César Manrique.

Fuerteventura, con 1660 kilómetros cuadrados de extensión es todo un paraíso para los amantes de las playas interminables. Las poblaciones más visitadas por los turistas son Corralejo y la Caleta de Fuste. Realmente no hace falta buscar buenas playas en Fuerteventura, ya que casi toda su costa (y más aun en el caso de la península de Jandía (en el municipio de Pájara).

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top