Alquilar un coche para recorrer Tenerife

Alquilar un coche en Tenerife

Hace unos años que resido de forma permanente en Tenerife, pero aún recuerdo que el primer año, cuando venía todos los meses durante unos días, lo primero que hacía al salir del aeropuerto era alquilar un coche.

Alquilar un coche en Tenerife es, sin duda, la mejor forma de moverse y recorrer la isla. Evidentemente no hay trenes, y el transporte público se limita a una única compañía de autobuses, Titsa, que copa el mercado y que no destacan precisamente ni por su puntualidad, ni por las buenas comunicaciones para moverse entre municipios.

Por poneros un ejemplo, para ir de Santa Úrsula al Puerto de la Cruz, en el norte, municipios limítrofes a los que en coche se llega en 10/15 minutos, con los buses (aquí, guaguas, recordadlo), se puede tardar perfectamente 45 minutos porque no hay líneas directas y hay que subir hasta La Orotava para allí hacer transbordo al Puerto. Ventajas de ser la única compañía y tener el monopolio.

Por eso, desde que estoy aquí, siempre que algún conocido, amigo o familiar, ha venido a Tenerife, le he recomendado alquilar un vehículo. Las carreteras, eso sí, son buenas, y a fin de cuentas ya hay una autovía que circunda toda la isla y con la que, en cuestión de una hora puedes ir desde Santa Cruz, al norte, a Los Gigantes, al sur.

Dicho esto, permitidme haceros una ruta turística siguiendo esta autovía, pero desde el sur, dado que normalmente, en la Península, los hoteles más vendidos son los que se encuentran en esta parte de Tenerife, bien sea en Los Cristianos o bien en Adeje, entre otros.

Güimar: Primera parada.

Por un lado está el popular «puertito». Es pequeño, quizás algunos dirán que sin encanto, pero ofrece un agradable paseo junto al mar y, sobre todo, buenos locales de pescado donde comer.

Aquí en Güimar, aunque más al interior, se encuentran las Pirámides de Güimar. El Parque Etnográfico cuenta con una superficie de 64.000 metros cuadrados en los que no solo podrás hacer rutas al aire libre, sino visitar su magnífico Jardín Botánico con diferentes zonas: Desde el jardín sostenible en el que se simula el típico barranco canario con su cauce de agua y la flora típica del lugar, hasta un jardín con especies vegetales venenosas de todo el mundo, o un tropicarium con plantas tropicales (orquídeas y plantas carnívoras incluidas).

Pero no es todo, porque además cuenta con un museo en el que se establecen las concordancias entre las diferentes culturas transoceánicas.

Auditorio, exposición sobre pirámides de todo el mundo… En fin, todo un mundo para echar unas cuantas horas.

Candelaria y su Basílica.

Esta sí es una parada obligada en la isla. Aquí se encuentra la Patrona de Canarias en una espectacular, por no decir imponente, Basílica. Majestuosa, se alza en la Plaza de la Candelaria, amplia y despejada, junto al mar, y rodeada por las no menos espectaculares estatuas de los antiguos menceyes que rigieron los destinos de los diferentes municipios en que se dividía la isla.

Siguiendo la línea del mar, a espaldas de la Basílica, se encuentra la cueva de Achbinico donde según cuenta la historia depositaron los guanches la antigua imagen de la Virgen de Candelaria y posteriormente la trasladaron a la Ermita de San Blas, que está adyacente.

Candelaria, en Tenerife

Santa Cruz, la capital.

Cómo no visitarla. No soy fan de Santa Cruz, no voy a mentir. Soy más de pueblos pequeños e históricos y aunque Santa Cruz tiene sus lugares especiales, también tiene bastante de gran ciudad con tráfico y edificios altos.

Obligatorio es parar primero cerca del Auditorio, verlo y disfrutar también del castillo negro y la soleada plaza. Os recomiendo entrar también en el Palmetum, el mayor palmeral de Europa, con especies traídas de todo el mundo.

Dirigíos ahora al centro, aparcad en la plaza Weyler, y desde allí caminad por la comercial calle Castillo, cargada de tiendas de todo tipo, y por supuesto, de bares y restaurantes de diferentes especialidades. Desembocaréis en la plaza de España, presidida por una magnífica fuente/laguna central y por el Monumento a los Caídos, una torre con forma de cruz que se construyó tras la guerra civil española. Allí mismo, si tenéis tiempo, podéis bajar al Centro de Interpretación del Castillo de San Cristóbal donde se expone el cañón del Tigre, aquel que dicen cortó el brazo al almirante inglés Nelsón cuando intentó conquistar la isla de Tenerife.

Os recomiendo un tercer punto en Santa Cruz, el Parque García Sanabria, un buen lugar sobre todo si vais con niños.

Una sugerencia desconocida por muchos: No lejos de Santa Cruz, en las afueras, a apenas 5 kms. Se encuentra el pequeño núcleo poblacional de Bocacangrejo que tan viral se ha vuelto en los últimos meses en las redes sociales por su particular belleza.

La Laguna, mi preferida.

Mi sitio preferido de Tenerife (bueno, junto con Garachico, del que os hablaré más adelante). No en vano San Cristóbal de la Laguna, que así se llama, es patrimonio de la Humanidad pues por su arquitectura colonial fue referente en los planes arquitectónicos de bastantes ciudades de Sudamérica.

Aquí se encuentra la plaza del Adelantado, el referente de La Laguna, a partir del cual surge un entramado de calles cuajadas de mansiones coloniales de los siglos XV, XVI y XVII, que se conservan en perfecto estado. Si tenéis la oportunidad, entrad en las que vais abiertas para ver su decoración interior, los pórticos, balaustradas y patios interiores.

En el camino os encontraréis, entre otros lugares, la Catedral y al fondo divisaréis la torre de la Iglesia de la Concepción, típica imagen de todas las fotos del centro histórico de esta ciudad.

La Laguna ha avanzado mucho por el turismo que está recibiendo, y hoy día encontraréis en ella restaurantes de todo tipo, pero perfectamente integrados en la decoración del lugar.

Casas coloniales en La Laguna

Puerto de la Cruz, sonido a mar.

Vivo cerca, de modo que para mí es el más frecuente lugar de escapada cuando necesito oir el mar y relajarme. Y eso a pesar del mucho turismo que tiene. Sin embargo, el paseo desde la popular Plaza del Charco, en el centro, hasta llegar a la zona del lago Martiánez es realmente acogedor.

Un consejo: Disfrutad, por un lado, del paseo que hay por la calle Mequinez, donde podréis hacer una parada para comer o picar algo, y por otro del paseo peatonal de San Telmo, donde es raro el día que el mar no rompe bravío allí.

Por cierto, en el Puerto se encuentra Playa Jardín, con las tres playas consecutivas más populares del norte de la isla.

La Orotava y el Teide.

La Orotava no es solo uno de los municipios más bellos y monumentales de la isla sino que además es la puerta de entrada para visitar el Parque Nacional del Teide.

El paseo por el adoquinado centro histórico de La Orotava es precioso, y podrás visitar la iglesia de la Concepción, la Casa de los Balcones o los jardínes del Marquesado de la Quinta Roja.

Una vez que hayáis visitado La Orotava el movimiento natural será tomar de nuevo vuestro coche de alquiler y enfilar la carretera de subida al Parque Nacional del Teide. La subida os puede llevar 45/60 minutos, pero merece la pena. Es el momento cumbre de tu viaje a Tenerife. Aparcad en la zona del Parador, tomaos un café y a continuación dedicaos a recorrer alguno de los muchos senderos del Parque. Ved el impresionante valle de Ucanca, disfrutad de los paisajes volcánicos que la lava ha dibujado o incluso subid al teleférico para disfrutar aún más arriba de las inmensas vistas que esta isla ofrece.

Garachico, marcada por la Historia.

Aquí llega mi segundo lugar favorito de la isla en dura competencia con La Laguna. Es una localidad normalmente muy tranquila cuya historia está marcada por la atroz erupción volcánica que sufrió siglos atrás y que arrasó con buena parte de loa localidad y del que por entonces fuera el puerto marítimo más importante de Tenerife.

De aquella erupción hoy nos queda un precioso paseo marítimo tallado por la lava y que se adentra en el mar, dejando pozas o charcas donde darte un buen baño. También nos quedó la Puerta de Tierra, el hoy pequeño parque que un día fuera lugar de entrada de los barcos que traían las mercancías a Canarias. Aquí podréis ver el enorme desnivel que hay entre la altura a la que se encontraba antes de la erupción y la que tiene hoy día después de la capa de lava que sustenta a este municipio.

Por último, y de nuevo, otro paseo. El que os llevará desde la Puerta de Tierra calle arriba hacia el centro pasando por la iglesia de Santa Ana y la refrescante plaza adyacente.

Costa de lava en Garachico

Santiago del Teide y el Barranco de Masca.

Bordeando el Teide, por la autovía que circunda la isla llegaréis hasta Santiago del Teide, al otro lado de las montañas. Os llevará en coche unos 45 minutos más que nada porque la carretera tiene tramos de un solo carril en cada dirección y tiene bastantes curvas. Eso sí, por momentos tendréis unas magníficas vistas, además de haceros una idea de cómo es la formación geológica de Tenerife.

Realmente, al menos para mí, Santiago del Teide no tiene mucho que ver en su centro, salvo su iglesia principal, pero eso sí, desde aquí podréis acceder al encantador pueblo de Masca y su barranco, que ofrece para los más avanzados una de las mejores rutas senderistas de la isla: La que baja desde Masca hasta la misma línea de costa, abajo en Puerto Santiago.

Puerto Santiago y el Acantilado de los Gigantes.

Nos encontramos ya al sur de la isla de Tenerife. Puerto Santiago es el típico pueblo marinero construido para los turistas. Mucho restaurante, mucho bar, y mucha tienda, pero eso sí, es el que tiene el acceso al Acantilado de los Gigantes y creedme, la vista a pie de playa o de puerto, del Acantilado es realmente sobrecogedor. Es más, aquí podréis tomar uno de los muchos barcos que salen justo para mostrar a los turistas más de cerca lo que es esta formación rocosa.

Nueva sugerencia: En el camino de bajada desde Santiago del Teide a Puerto Santiago, poco antes de entrar en el núcleo poblacional, pasaréis por un mirador que es el típico lugar donde tomar la foto de toda la línea costera de esta parte de la isla con los Acantilados de los Gigantes en primer plano.

Mirador de Los Gigantes

Ya no queda sino regresar a Los Cristianos o a Adeje y prepararse para tener un día de playa, porque para eso son estos dos municipios. Algunas de las más extensas playas de la isla están aquí. Si, también tenéis el Siam Park, el parque acuático más grande de Europa, o el light park, pero si algo se busca aquí, son las playas.

Os he hecho un resumen de lo que podéis ver y hacer aproximadamente en una semana, pero hay otros muchos lugares que os pueden servir para rellenar esos huecos de tiempo que os queden. El Loro Parque en el Puerto de la Cruz, la atracción más vendida de toda Canarias. El castillo de San Miguel y su espectáculo medieval en el sur, o lugares naturales como el macizo de Anaga y su entorno o la ruta de miradores que podéis hacer por la parte más alta de la isla desde el Teide entrando por La Orotava y saliendo por el otro extremo de la isla por Vilaflor de Chasna.

Alquilar un coche para la ruta.

¿Es fácil alquilar un vehículo?

En Tenerife no vais a tener ningún problema porque encontraréis opciones por todos lados, e incluso en el mismo aeropuerto. Sin embargo, os recomiendo hacer la reserva previa a vuestra llegada a la isla.

En primer lugar, si usáis un comparador obtendréis los mejores precios posibles. Además, si lo hacéis con antelación, y calculáis bien la temporada de viaje podréis ahorrar bastante dinero. Pensad por ejemplo que venís a Tenerife en agosto, que es la temporada alta. Si lo dejáis para el último día, no solo encontraréis menos opciones, sino que además los precios serán mucho más altos.

¿Qué coche alquilar?

Ahora bien, ¿qué coche será el que necesitéis? Para Tenerife sí os digo que busquéis uno que tenga una cierta potencia. En mi primera ocasión aquí, alquilé el más barato, con los CV mínimos, y hubo zonas en las que lo pasé mal. Tenerife es una isla montañosa, y no solo eso: Hay municipios construidos en altura cuyas calles están en pendiente (en mucha pendiente), y vais a necesitar que el coche suba bien y sin problemas.

Además, debéis pensar en el número de personas que viajáis. Si viajáis dos, para qué un megacoche que os costará más caro. O lo contrario, si viajáis con niños mejor uno familiar para que así los más pequeños viajen cómodos y os hagan el viaje más llevadero.

Los seguros

Recordad el tema del seguro. Es importante estudiar siempre lo que cubre cada compañía. Para eso también os ayudarán los comparadores de precios.

Estado del vehículo

Revisa bien el vehículo cuando lo tomes. Evitarás así que luego, al devolverlo, puedan decirte nada al respecto. De cualquier forma verás que cuando lo alquilas, te hacen constar en la documentación que te entregan, el estado en que el coche se encuentra.

Gasolina

Mi última sugerencia porque a mí ya me pasó en una ocasión. Cada compañía tiene una política de gasolina diferente. O sea, si te entregan el coche con el tanque lleno o no. Por lo general, recuerda que debes devolverlo con el depósito en el mismo punto de llenado en el que te lo entregaron. Hay compañías que te lo entregan con el tanque lleno, y otras que no lo hacen y que por tanto tienes que localizar alguna gasolinera cercana antes de emprender tu recorrido.

Como os decía nada más comenzar, para todo este recorrido que os conté al principio necesitaréis de un vehículo. Ni se os ocurra pensar en usar el transporte público para todas estas visitas porque el tiempo que os puede llevar se os duplicará. Además, alquilar un coche os permitirá la libertad de moveros a vuestro antojo, de disponer del tiempo como queráis, de pasar más o menos tiempo en un sitio y de parar allá donde la vista y el corazón os pidan. Y os aseguro que habrá lugares increíbles que os pedirán parar para tomar una foto o simplemente para aparcar, sentaros encima del capó y disfrutar de las vistas un buen rato.

Print Friendly, PDF & Email




Top