Fiesta de la Traída del Barro en Gran Canaria

Traida del Barro

Se acerca el verano a las Canarias, un tiempo de turismo, sol, playas y buenas fiestas. Hay una de ellas que no lleva muchas ediciones celebrándose, pero que sin embargo se ha convertido en una de las más concurridas de las vacaciones de verano en Gran Canaria. Se celebra el primer sábado de julio en el pueblo de Santa Brígida, y se trata de la Traída del Barro.

A simple vista cualquiera que vea esta fiesta no se creería que conmemoran un motivo histórico y tradicional. En la Atalaya de Santa Brígida las mujeres del pueblo subían hasta la Concepción para buscar la materia prima de los alfareros de Santa Brígida. Eso se ha convertido en esta fiesta de la Traída del Barro, en la que las peleas amistosas y las guerras de bolas de barro ponen a todo el mundo literalmente hasta arriba…

Cada año son cientos de personas los que disfrutan del recinto que se habilita en la Concepción con barro para la diversión. Todo el mundo acaba completamente embadurnado de barro. Evidentemente hay que acudir con ropa diríamos que para tirar, porque vamos a acabar embarrados hasta las cejas. Todo ello amenizado con una banda de música. El espectáculo suele comenzar a las 15.30 horas.

Lo mejor de todo es que, después de ponernos bien de barro, todos los participantes bajan hasta el barrio de La Atalaya en Santa Brígida. Antes, a las 17.30 horas, en el mismo recinto del barro se hace la ducha popular, en la que se moja a todos los que hayan participado en el barro, además de una merendola.  Este año se celebrará la edición número 19, y antes precisamente de la Traída del Barro se lleva a cabo el guiso del barro en el horno viejo de Santa Brígida.

Además, los días previos se celebra lo que se conoce como la Traída Chica, para que los más pequeños también puedan disfrutar llenándose de barro. Tal vez muchos podáis pensar que no resulta muy ético que un acontecimiento centenario y tradicional como el del trabajo del barro haya podido quedar en este espectáculo. Sin embargo, es una ocasión estupenda para que los jóvenes recuerden y admiren el trabajo de aquellos mayores que se afanaron en sacar adelante un oficio popular como el de alfarero.

Foto Vía Monikota

Print Friendly, PDF & Email

Tags: , ,




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top