Guarazoca, el mirador del mar en El Hierro

Guarazoca

Aunque sea la isla más chiquita del archipiélago canario, El Hierro es sin duda todo un paraíso natural. Es el típico viaje ideal para los amantes de las joyas, las sorpresas y los secretos. Todo aquel que llega a esta isla queda encantado con lo que ve. Grandes acantilados y costas rocosas forman su litoral, hasta el que vienen muchos amantes del submarinismo.

Nosotros hoy nos adentramos en uno de sus pueblos sorpresa, como le dimos por llamar. Apenas a ocho kilómetros al oeste de Valverde del Hierro, la capital de la isla, nos encontramos con Guarazoca, un pequeño pueblecito que aún conserva un conjunto de casas en forma de cubo con sus tejados hechos de paja de cereales.

El nombre de este pueblo proviene de aquella princesa bimbache que traicionó a sus gentes por el amor de un soldado castellano. Antes de llegar a Guarazoca hay que detenerse en el célebre Mirador de la Peña, diseñado por el artista César Manrique y desde el que se tiene unas vistas panorámicas impresionantes del Valle del Golfo. Podéis comer en el restaurante del mirador y ver desde sus grandes ventanales las magníficas vistas.

Lo que más se lleva en Guarazoca es sin duda el turismo rural. Aquí y en sus alrededores encontraréis una gran cantidad de casas de alquiler, en las que poder disfrutar de una escapada de varios días. Precisamente la zona está llena de lugares que debéis conocer.

Empezando por el Golfo, una depresión de escarpadas paredes, resto de un antiguo cráter, y que está cubierto de un bosque de laurisilva. Podéis seguir por los acantilados de Gorreta y Salmor, una preciosa reserva natural integral que forma parte de la ruta de los acantilados en El Hierro.

Además de este turismo rural y natural, hay otra serie de sorpresas y atractivos en Guarazoca, como por ejemplo sus antiguas e impresionantes prensas para el vino. Si podéis, visitar el pueblo para ver la procesión de la Virgen de la Peña, cuya ermita está en el mismo mirador.

Guarazoca es de esos pequeños pueblos de la isla (fijaros que su capital apenas cuenta con dos mil habitantes) con un encanto particular. Casas tradicionales y un paisaje natural fascinante, sobre todo desde el Mirador de la Peña, que os harán volver seguramente en otra ocasión.

Foto Vía: Spain.info

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top