Charco de San Ginés en Arrecife

Charco de San Ginés

El Charco de San Ginés es la referencia de Arrecife, de su casco histórico y algo que no hay que perderse cuando uno visita Lanzarote. Es una lengua de mar que entra en el centro de la ciudad rodeándose de pequeñas casas de pescadores y con la antigua Ermita de San Ginés (XVII), la primera de la ciudad hoy en día convertida en Iglesia. Toda estas maravillas forman el conocido barrio de pescadores de La Puntilla, una zona con genuino sabor marinero.

Es sin duda un lugar para relajarse, disfrutar de la vista del mar y también para entretenerse mirando o fotografiando las barquitas atracadas. Nació como un pequeño puerto pesquero natural hace 6 siglos, cuando la capital de la isla era Teguise convirtiéndose más tarde en el puerto principal para el transporte de provisiones y también para el abastecimiento de agua.

El Charco de San Ginés es un paisaje natural dentro de la ciudad, un lugar tranquilo en medio del Atlántico, pero rodeado de zonas de ocio para disfrutar solo o en familia. Cerca hay un aparcamiento con un parque infantil y para comer algo, justo entrando en el charco tienes Casa Ginory, un lugar donde hay gente a cualquier hora comiendo platos de pescado fresco y reponiendo fuerzas para seguir disfrutando de este bonito lugar.

Dice la tradición que un cuadro de San Ginés apareció flotando en el Charco, desde entonces se convirtió en el Santo Patrono de Arrecife y también pone nombre a las fiestas de Arrecife que se celebran el 25 de agosto. Junto al charco tienen lugar la mayoría de los eventos deportivos y lúdicos, como por ejemplo la competición de Vela Latina.

El Charco de San Ginés convierte a Arrecife, una ciudad que no es la más bonita de la isla, en un lugar cargado de magia con un sitio especial, un sitio imprescindible de la isla de Lanzarote.

Foto Vía: islanzarote

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top