Cocodrilo Park, zoológico en Gran Canaria

cocodrilo

La visita repetida al Cocodrilo Park de Gran Canaria nos deparó una sorpresa. El parque es pequeño y seguramente en eso reside su mayor encanto. Un día nos había bastado para ver el cómico show de los papagayos y el excitante show de los cocodrilos, pasear por galerías de animales exóticos, pequeñas tortugas marinas, serpientes, monos tití, chimpancés, mandriles, caballos, vacas, cabras, tigres, entre otros. Pero seguíamos con ganas y allí fuimos nuevamente. Un encantador chimpancé recién nacido nos entretuvo hasta la hora del cierre.

Cuando la familia Balser, hace treinta años, empezó a adoptar animales que habían sido víctimas de maltrato o del tráfico ilegal, nunca imaginó que llegaría a contar con la colección de cocodrilos más grande de Europa y que estaría abierta al público en Gran Canaria.

El show de los papagayos empieza a las 11 de la mañana. Entonces estos coloridos animales hacen sus gracias durante dos horas, hablan, andan en bicicleta y entre risas y aplausos se nos pasa el tiempo literalmente volando.

Salimos para no perdernos el que es quizás el show más importante del parque, el de los cocodrilos, de 13 a 15 horas. Así pasamos de la carcajada desenfrenada al silencio más tenso. Un cuidador se pasea por el público con un pequeño cocodrilo en las manos, los más osados se atreven a tocarlo. Allí por el fondo de la laguna que está frente a las gradas donde estamos sentados está “Pancho”, el cocodrilo más grande del mundo. El cuidador hace alarde de sus habilidades con un caimán en un reducto de arena junto a la laguna, aprendemos por dónde se los debe coger para evitar una mordida y nos explica las principales diferencias entre este y un cocodrilo. Finalmente, sobre el merodeo amenazante de esos ojos verdes que se asoman desde el agua se arrojan pollos que son violentamente triturados por feroces mandíbulas.

Llevamos manzanas y plátanos porque tal vez lo que nos hizo volver a este parque es la cercanía que se puede tener con los animales. Aquí el show más grande es la experiencia inolvidable de alimentarlos. Los chimpancés aplauden y se chasquean los pies para que les demos comida, así les vamos alcanzando trozos de manzana, que irónicamente prefieren antes que el plátano, y podemos estrechar su mano.

Las cabras se pelean por la comida y tiene cierta comicidad verlas pararse sobre sus dos patas traseras para descargarse recíprocamente fuertes cabezazos. Los monos tití, por su parte, asoman los dedos por el enrejado y son capaces de dejar su comida para lanzarse rápidamente sobre la de otro.

Así dejamos el parque de nuevo todavía con ganas de volver, qué otra sorpresa nos deparará la próxima visita. Otro chimpancé en pañales, otro cocodrilo en miniatura. Los dos otra vez.

Información práctica:

  • Al Cocodrilo Park se llega por la Carretera General Los Corralillos, en la Villa de Agüimes. En coche por la carretera que va desde el aeropuerto a Playa del Inglés se llega al Cruce de Arinaga y desde allí hacia arriba.
  • Abre a las 10 de la mañana y cierra a las 5 de la tarde, de lunes a lunes excepto de los sábados.
  • La entrada cuesta unos 8 euros.
  • Más información en laguiadegrancanaria.com.

Foto Vía: absolutcanarias

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,




7 comentarios

  1. Maria Palmes dice:

    Me puedes mandar informacion a mi e mail?? somos un cole del sur de gran canaria y estamos interesados en visitar el parke de cocodrilos. Me podrias decir precio horario etc. muchas gracias. Maria Palmes.

  2. Tio debería abrir tmb los sábados.No solo Martes,Jueves y Domingos…(aunk es muy bonito a mi me enamoro ^_^

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top