Naturaleza e historia en La Palma

Pinos de la Palma

La isla de La Palma es merecidamente conocida como «la isla bonita». Sus escarpados paisajes, profusamente recubiertos de vegetación han sido mudos testigos de la historia de los habitantes de la isla, y algunos de ellos se han convertido en parte de esta historia. Sea por el motivo que fuere, hay árboles que forman parte de un pueblo tanto como podrían hacerlo sus personajes más famosos. El caso del árbol sagrado de El Hierro, el Garoé, del que los bimbaches extraían el agua, podría ser un buen ejemplo de ello.

Los conocidos como Pinos de la Virgen, son bastante comunes en Canarias, y son árboles cuya historia va ligada a alguna leyenda sobre apariciones o manifestaciones marianas, la mayoría de los cuales poseen su propia iglesia o ermita. En la localidad de El Paso encontramos uno de estos ejemplos, cerca de Cumbre Vieja y tal es su importancia para los lugareños que la romería de septiembre (que se celebra cada 3 años) se inicia bajo sus ramas. El llamado Camino Real de las Vueltas también pasa frente a él.

En el municipio de Puntagorda, delante del ayuntamiento hay otro Pino de la Virgen, el único superviviente de tres que llegaron a coexistir en el municipio y que lleva grabada la imagen de la virgen en su tronco. Por otra parte, en Fuencaliente nos encontramos con otro ejemplar, cerca de la zona recreativa de la Fuente de los Roques y uno dedicado esta vez a Santo Domingo, y que está cerca de un cruce de caminos por el que pasaremos si realizamos la Ruta del Bastón.

Otro espécimen importante en la tradición de las canarias es el Drago, que ha tenido una función más práctica que la de sus hermanos los pinos. Ya los aborígenes canarios empleaban su savia como remedio para diversos males y a modo de cicatrizante, y sus fibras son útiles para fabricar cordajes. En las proximidades de San Pedro, situado en Breña Alta, están los Dragos Gemelos, cuya historia nos habla de dos hermanos que pelearon hasta la muerte por el amor de una hermosa mujer.

Aunque que no pertenecen a la flora de canarias, hay en la Plaza de España de los Llanos de Aridane, siete enormes ejemplares de «Laureles de Indias». Estos árboles, son un regalo de algunos palmeros que emigraron a buscar mejor fortuna en Cuba durante la mitad del siglo XIX, y sus siluetas aun permanecen como recuerdo de aquella época.

– Información práctica para viajar a La Palma

Foto vía: foro.tiempo

Print Friendly, PDF & Email

Tags: ,




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top