Visita Breña Baja en la Palma

Playa de los Cancajos

A la Palma la llaman la isla bonita, y no es difícil imaginarse el porqué. Mucho menos cuando tienes la oportunidad de visitarla y descubres que todo eso que habías imaginado se cumple frente a tus ojos como una promesa de la naturaleza. La Palma alberga lugares pintorescos, barrancos llenos de vegetación, playas de ensueño y un aroma dulce, como el azúcar de caña.

Uno de esos lugares pintorescos, de los más pequeños de la isla, es Breña Baja, muy cerquita del Puerto de Santa Cruz de la Palma, al este de la isla, un lugar del que dicen sus propios habitantes que fue el primero que comenzó a celebrar el Día de la Madre, ya que lo hace desde 1934.

Para los que gustan del turismo de playa y el turismo tranquilo a la vez, Breña Baja es uno de esos lugares, aunque en los últimos años son cada vez más los turistas que se pueden ver en su Playa de los Cancajos, una de las más bonitas e importantes de la isla. Sus calas de arena negra son ideales para darnos un chapuzón en la Palma.

Antes de iros a la playa y para que tengáis una panorámica de todo lo que tenéis a vuestro alrededor os aconsejaría que subierais hasta la Montaña de la Breña. Como no podía ser menos de casi todo lo que tiene altura en Canarias, se trata de un antiguo cono volcánico y desde allí veréis una amplia extensión de terreno. Vistas inmejorables a más de 500 metros de altura.

En el mirador de la montaña se halla la Cruz del Milenio, que data de 1901. Sin embargo para zona más antigua tenemos las Salinas, al lado de la playa de los Cancajos, ya que datan del siglo XVIII. Una estructura curiosa y de inspiración grecorromana que os recomendamos visitar.

Ya si paseamos por Breña Baja nos tenemos que detener en algunos lugares de interés, como la Iglesia de San José, de 1637, o la Ermita de Nuestra Señora del Socorro, también del siglo XVII, que guarda en su interior una preciosa talla de la Virgen de escultores locales.

Breña Baja es sólo un ejemplo que os corroborará en la idea de que la Palma no es simplemente una isla bonita porque lo digan sus habitantes. Lo dicen también quienes la visitan, e incluso los que aún sueñan con hacerlo algún día.

Foto Vía Cervusvir

Print Friendly, PDF & Email

Tags:




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top