La fauna autóctona de Canarias

lagarto gigante

Las condiciones climáticas que hacen de estas islas un paraíso para los amantes del sol y el aire puro fueron dándole también un acento distinto a la fauna autóctona. Tampoco hay que olvidar la insularidad de la región, fenómeno que le confiere una original biodiversidad como pasa en muchos otros archipiélagos como Nueva Zelanda, Australia, Madagascar y las islas Galápagos.

Vamos a empezar la lista a ras del suelo, con los reptiles, esas sombras escurridizas que desaparecen rápidamente entre los pastizales, las rocas y los cactus. En Canarias hay catorce especies que podrían catalogarse como “canarias”.

Está, por ejemplo, la lisa de Gran Canaria que se reconoce fácil porque tiene la piel muy brillante y unos colores bastante llamativos. Después, sobre todo por las noches junto a alguna luz cazando insectos, podemos encontrarnos con perenquenes y si te encuentras algún pequeño reptil dentro de la casa, cosa muy común, seguro que es un perenquene que al más mínimo roce dejará su cola moviéndose en una punta y correrá hacia la primera grieta que encuentre, o buscará un escondite bajo alguna roca.

Los lagartos son los más diversos en las islas, está el lagarto tizón, el lagarto de haría y el fenomenal lagarto de salmor, de medio metro de largo y del que apenas quedan, al día de hoy, doscientos ejemplares.

Ahora vamos un poco más alto. Las islas Canarias son un puerto de paso para muchísimas aves migratorias, pero las que viven aquí permanentemente son el pinzón azul, que tiene dos subespecies, una en cada isla que habita que son Tenerife y Gran Canaria; el reyezuelo de Tenerife; la tarabilla canaria; y las palomas rabiche y turqué, para los que creían que las palomas eran todas iguales. También está el pinzón del Teide que solamente habita en Tenerife. Para un buen observador de estos animales alados, en canarias tendrá un buen tiempo para invertir pero tendrá que tener cuidado que ya sabemos que, en vacaciones, el tiempo se pasa volando.

No me gustaría cruzarme con una musaraña de Osorio o una canaria, por eso prefiero no ir a buscarla a los húmedos barrancos del norte donde se las suele encontrar, ni tampoco querría toparme con el cada vez menos visto murciélago orejudo canario. Estas dos especies de mamíferos, las únicas autóctonas prefiero saltármelas.

Un dato curiosos son las arañas, hay varias endémicas, una de ellas no fabrica tela y vive en la tierra. Ah, y… ¿mencioné el Presa Canario?, de este perro hay un artículo aparte

Estas son las especies naturales autóctonas, también hay muchas otras especies de animales que fueron introducidas por el hombre que no voy a nombrar para conservar, de alguna forma, la originalidad.

Foto Vía: genciencia

Print Friendly, PDF & Email

Tags:




Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top