Las salinas de Fuencaliente en La Palma

Salinas de Fuencaliente

La Palma cuenta con paisajes sorprendentes y de gran belleza. Destacar sólo uno sería difícil. No obstante, siempre hay espacios que despuntan, como por ejemplo las salinas de Fuencaliente, un lugar protegido ubicado en el municipio de Fuencaliente, en la parte más meridional de la isla. Este sitio, declarado de Interés Científico, es uno de los puntos más visitados de la isla, algo que no es de extrañar. El paisaje es espectacular. Un gran contraste entre el blanco de la sal, el negro de la tierra volcánica y el azul intensó del mar. Una paleta de colores que hacen explosión en nuestra retina, configurando un espectáculo visual único.

Las salinas se encuentran dentro del Monumento Natural de los Volcanes de Teneguía, más concretamente están situadas muy cerca del faro de Fuencaliente, en un lugar en el que confluyen todos los elementos necesarios para la producción salinera: vientos moderados, una pluviometría escasa y un gran número de horas de sol al día. Hay que destacar, además, que estas salinas son el resultado del esfuerzo para la pervivencia y la constancia de mantener un legado, una tradición, la de producir sal de forma tradición. Es la familia Hernández Villalba la encargada de esta misión. Una empresa familiar que comenzaría a explotar el lugar en la década de los sesenta.

Aparte del valor paisajístico de estas salinas, no podemos olvidar que se trata de un lugar privilegiado para el avistamiento de aves, en especial limícolas. Así, es posible observar el pequeño chorlitejo patinegro o incluso flamencos. En total son unas 15 las especies que se pueden ver en estos parajes, las cuales encuentran en este espacio la alimentación y el descanso necesario para hacer del paisaje su zona de nidificación.

En cuanto a la vegetación, se pueden encontrar ejemplos de lechuga de mar, el salado blanco, la niagrera, la siempreviva de la mar, el tomillo marino o incluso el cabezón y la cerraja. Una amplia variedad de vegetación asociada a la franja costera que aumentan aún más el valor de la zona.

Por todo ello, se trata de una zona interesante para visitar, pudiendo ver también el faro e incluso una pequeña playa, la Zamora, con un encanto desbordante. Además, tras la visita podrás comprar allí mismo productos salinos de gran calidad.

Sigue leyendo en:

Tags:

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top