La Piratería en las Islas Canarias

Batalla de barcos piratas

En los años de reinado de Felipe II, cuando hubo fallecido su esposa María Tudor, la actividad de los piratas ingleses en las costas de Canarias comenzó a intensificarse, también como un reflejo de la afilada rivalidad entre Inglaterra y España. Los holandeses también formaron parte de los asaltos piratas en Canarias, sobre todo a partir del siglo XVI, y un siglo más tarde con el Imperio Español muy debilitado debido a los conflictos con Francia y Flandes, propiciaron una gran afluencia de corsarios y piratas en nuestras costas.

Las costas de Canarias comenzaron a fortificarse con castillos y torres en puntos estratégicos, con objeto de proteger a los isleños de los cada vez más frecuentes ataques de los piratas, y ya llegados al siglo XVIII, los asaltos ya no son sólo para apropiarse del botín, sino que comienzan a producirse intentos de invasión por parte de los ingleses. La importancia de Canarias radicaba en su importancia como lugar de paso entre España y las colonias de América, una ruta que permitía la financiación de la Corona de Castilla y por cuyo dominio lucharon ingleses, franceses, holandeses y turcos.

Los ingleses tuvieron su máximo exponente en Horacio Nelson, Francis Drake y Hawkings, quienes atacaron en repetidas ocasiones la isla de Fuerteventura, todas ellas con poco éxito. El ataque de Nelson a Santa Cruz de Tenerife el 25 de Julio de 1797, estuvo cerca de culminar en victoria para los ingleses, pero gracias a la resistencia de los isleños, Nelson se tuvo que retirar, perdiendo un brazo en el intento.

Los ataques de piratas comenzaron aproximadamente en 1520, siendo el capitán francés François Leclerc el responsable del primer saqueo de Santa Cruz de La Palma y de San Sebastián de la Gomera a mediados del soglo XIV. Curiosamente, las Islas Canarias pagaron parte de los conflictos que España tenía con otros países, razón por la cual las islas fueron azotadas por los turcos, quienes saquearon repetidas veces las islas de Fuerteventura y Lanzarote. La esclavitud fue otra de las principales razones de las incursiones piratas en las isla, ya que los turcos castigaban de esta manera a los españoles por ir a las costas de África en busca de esclavos.

Pero el ataque más cruel al que se vieron sometidas las islas fue el comandado por Var der Doez, quien dotado de una gran flota, asoló y conquistó la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria en 1599. Los habitantes de Las Palmas se vieron obligados a retirarse hacia el interior de Gran Canaria, hasta que las milicias de la isla lograron hacer retroceder a los holandeses, no sin que antes destruyesen parcialmente la ciudad. Una vez expulsados, los holandeses atacaron las localidades de San Sebastián en La Gomera y Santa Cruz de La Palma.

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top