Los Chorros de Epina, en Vallehermoso

Chorros de Epina

Los Chorros de Epina están situados en el extenso municipio de Vallehermoso, en La Gomera, a poca distancia del caserío de Epina (del cual toman su nombre) y en pleno monte. Según la tradición popular, estos chorros tienen varias propiedades excepcionales, como devolver la salud, proporcionar fortuna o en ocasiones predecir acontecimientos futuros. Muy al estilo de las tradiciones de otras culturas, que atribuían a los manantiales ciertas propiedades mágicas, estas fuentes se vincularon a la existencia de poderes terrenos, simbolizando la enorme importancia que el agua tenía para su supervivencia.

También se decía que quien se mirase en sus aguas podría saber si su futuro le deparaba suerte o desgracias, en caso de que el agua se mantuviese tranquila podrían esperarse buenas noticias en cuanto al amor, mientras que si las aguas se enturbiaban solía significar una pronta desgracia o un desamor.

En tiempos anteriores a la conquista de Canarias, durante la celebración anual del Beñesmén, era tradición que las muchachas más jóvenes de La Gomera hiciesen una visita a las milagrosas aguas de Epina. De esta antigua tradición nación la leyenda de la princesa Gara, quien vio su fatal e inevitable desenlace en estas turbias aguas.

Hoy en día, los chorros de Epina son siete caños construidos en madera de los que brota el agua, aunque según la tradición, originalmente eran sólo tres. Curiosamente, para que los chorros diesen su bendición a quien bebiera, éste debía seguir unas normas, los hombres beberían de los impares y las mujeres de los pares, siempre en orden de izquierda a derecha. Otra tradición explica que los dos primeros chorros brindan la salud, los dos siguientes el amor y los otros dos la fortuna, mientras que el séptimo está reservado para las brujas.

Foto vía: http://www.seamp.net/garajonay.htm

Tags: , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top