La Quema de Judas, en La Palma

Quema de Judas, La Palma

La tradición de quemar una imagen de Judas durante las fiestas de Semana Santa en La Palma hunde sus raíces en el pasado, y las primeras referencias escritas que se tiene de esta costumbre datan del siglo XVIII, aunque posiblemente se celebrasen ya desde tiempo antes.

La popular Quema de Judas se realiza durante la Pascua de Resurrección, y previamente se pasea al traidor Judas Iscariote entre la multitud, de la que recibe todo tipo de tratos vejatorios antes de recibir su último castigo con las llamas. Simbólicamente se trata de una representación de la Resurrección y el triunfo de Jesús sobre las debilidades humanas, siendo las llamas que queman a Judas las mismas con las que se enciende el Cirio Pascual durante el Sábado de Gloria en las iglesias de la isla.

En el pequeño pueblo de Garafía existe una variante de esta tradición, que durante las fiestas de Nuestra Señora del Carmen y sus tradicionales procesiones y demás actos, también queman la imagen de Judas, mientras se da lectura a su simbólico testamento y última voluntad. Es este último acto, la lectura, el que distingue a las fiestas palmeras de las del resto del archipiélago, y cada año se cambia el texto del mismo, haciéndolo aun más “personal”, por decirlo de alguna manera.

En el caso del Judas de Garafía, un muñeco hecho a tamaño natural, se le prende fuego en una de las esquinas de la plaza, y su testamento es leído en público durante la celebración de la verbena, con cierto aire de drama y humor. Además, los testamentos incluyen cada año referencias a los sucesos más importantes de cada momento, y los textos se escriben y dedican de manera anónima, dando una mayor libertad a la hora de expresarse a los que se aventuran a ponerle letra a la última voluntad de Judas.

Foto vía: juanpedrocabrera

Tags: , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top