Breve historia de Vallehermoso

Vallehermoso

La mayoría de los historiadores afirman que antes de la llegada de los conquistadores, la isla de La Gomera se encontraba repartida entre cuatro grupos distintos. Pese a que es muy probable que los habitantes de la isla tuviesen un origen bereber, se desconoce completamente el cuándo y el cómo llegaron a las costas gomeras.

Lo que si es seguro es que su sustento dependía de la ganadería, la pesca y en menor medida la agricultura, debido a lo poco desarrollada que estaba ésta. Un recuerdo de aquellos tiempos son los “concheros”, donde los aborígenes acumulaban los restos de lapas, burgados y demás moluscos que podían recoger en las costas, siendo el de Arguamul uno de los mejores ejemplos.

Las primeras actividades de los misioneros evangelizadores en Vallehermoso comenzaron por la costa de Tazo, lugar elegido para la edificación de la primera ermita de La Gomera, construida en 1414. La consolidación de la presencia católica y el curato llegó en 1635, y poco después, en 1678 Vallehermoso contó con su primera Parroquia.

Llegado ya el siglo XVI, el cultivo del azúcar fue decisivo para el sustento del municipio, pudiendo encontrar diversos cultivos en Alojera, Barranco del Ingenio y otros lugares, Algunos de los cuales sufrieron la deforestación con motivo de crear nuevas parcelas para el cultivo. Otro momento importante para el desarrollo del municipio fue la colonización y explotación maderera del monte, hecho que favoreció la creación de núcleos pastoriles.

Todo ello sumado a la anterior creación del curato y la llegada del ejército miliciano, comenzaron a transformar el perfil del hasta entonces pequeño Vellehermoso, el cual pasó a ser el más habitado de la isla, llegando a las 1.700 personas en el año 1775. La prosperidad del municipio se vio gravemente afectada cuando terminó el comercio del vino, que tantos beneficios había proporcionado, hasta los últimos años del siglo XIX, la población de Vallehermoso vivió un retroceso económico lento pero inexorable.

Este periodo de crisis se pudo paliar en parte, gracias a la llegada del pescante (1910) en las costas del municipio, lo cual favoreció las comunicaciones por mar con otros puertos de Canarias. Pero esto no solucionó los problemas económicos del todo, por lo que muchos habitantes se vieron obligados a emigrar, sobre todo a Cuba y Venezuela, en busca de mejor fortuna.

Durante los primeros años de la Guerra Civil Española, se produjo en Vallehermoso el episodio histórico de “El Fogueo“, en el que se ejerció una feroz resistencia por parte de los republicanos frente a los militares.La posguerra y sus duras condiciones, terminaron por obligar a más vecinos del municipio a emigrar de nuevo a sudamérica.

Durante el año 1949, un fuerte temporal destruyó gran parte del pescante que hasta la fecha tanto había favorecido su comercio por mar, aunque en lugar de reconstruirlo, se decidió que el comercio marítimo se realizaría desde el puerto de San Sebastián, la capital de la Gomera.

Foto vía: alegria

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top