El Roque de Agando en La Gomera

Roque de Agando

Esas formaciones rocosas tan propias y curiosas de las islas Canarias me llamaron poderosamente la atención. Verlas ahí arriba, casi en el horizonte, como enormes dedos de piedra, señalando el cielo o a Dios, quién sabe, símbolos y postales de una naturaleza canaria maravillosa. Ya en su momento hicimos una ruta por los roques de la isla de La Gomera, y entre ellos visitamos el Roque de Agando.

Se encuentra en el término municipal de San Sebastián de la Gomera, la capital de la isla, concretamente en lo que se conoce como la Degodalla de El Tanque , entre el Barranco de la Laja y el Barranco de Benchijigua, dentro de los terrenos del hermosísimo Parque Nacional de Garajonay, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Estos roques, como el de Agando, son conos que en su origen pertenecían al magna de los volcanes que existían en la isla y que, con el tiempo, se han ido erosionando hasta lo que podemos ver hoy en día. Son los únicos testigos de lo que sucedió en La Gomera hace millones de años. Resulta increíble ver precisamente a este Roque de Agando desde la base.

La máxima altitud de este roque es de 1.250 metros, y forma parte del Monumento Natural de Los Roques, ese conjunto de conos de piedra que pueblan la isla gomera. Su forma circular y elevada se debe precisamente a que la viscosidad del magma que lo produjo era bastante grande. Cuestiones de geología que a nosotros, turistas de a pie, nos resultan cuanto menos curiosas.

Rodeando la base del Roque de Agando podéis encontrar una variada naturaleza, que abarca especies raras y autóctonas de la isla, junto a pinos canarios. Los más viejos del lugar nos indican que realmente esto ya no es todo lo que era, debido a los incendios, sobre todo el desgraciado de 1984, que han acabado con demasiado verde en la zona.

Desde el Roque de Agando parten numerosas rutas de senderismo en La Gomera. Caminando por todas ellas siempre mantendremos en la distancia a este fabuloso e imponente roque, hito de piedra de tantas y tantas historias y leyendas de la isla. Viajar a La Gomera y no acercarse a rendir honores a este monumento natural sería imperdonable.

Foto Vía: Extranoise

Tags: , , , ,

Imprimir


1 comentario

Comments RSS

  1. Sam dice:

    Tienes razón José, la isla está llena de historias y leyendas, como la del Parque Nacional de Garajonay que debe su nombre a una bellísima historia de amor.

    Un saludo!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top