La isla de San Borondón

San Borondon

El archipiélago Canario está formado por 7 islas divididas en 2 provincias, La Provincia de Santa Cruz de Tenerife y La Provincia de Las Palmas de Gran Canaria. Las islas que conforman La Provincia de Las Palmas de Gran Canaria son, Gran Canaria, Lanzarote y Fuerteventura y las islas de La Provincia de Santa Cruz de Tenerife son, La Palma, El Hierro, La Gomera y Tenerife. Pero cuenta una leyenda canaria que existe una octava isla, la isla de San Borondón.

Según cuenta la leyenda, San Borondón se encuentra ubicada en el extremo occidental del archipiélago, entre las islas de La Palma, La Gomera y El Hierro . Numerosos han sido sus apelativos hasta llegar a su nombre actual, debido a sus apariciones y desapariciones envueltas en la niebla, cuando se intenta acceder a ella. Algunos de esos nombres son, Aprositos, La Encubierta, La Inaccesible, La Non Trubada… San Borondón se le dio, en honor ha su descubridor, el clérigo irlandés San Brandan de Clonfert.

San Brandan organizó un viaje por el Atlántico en el año 512, con fines religiosos junto a 14 monjes más. Encontrándose en alta mar, divisan una pequeña isla y deciden desembarcar en ella, para organizar una misa y una comida, ya que se encontraban en la época de Pascua. El día después de su llegada, la isla comienza a moverse y se dan cuenta que están sobre una criatura marina, que posee una frondosa y extensa vegetación en el lomo. Cuando San Brandan pregunta a Dios por esta extraña criatura, este le comenta, que es el primer pez que pobló el océano y se le da el nombre de Jasconius.

A partir de ese momento, se empieza a extender por todo el mundo los relatos sobre esta singular isla. Son muchas las personas que dicen que la han visto o que han desembarcado en ella. Un ejemplo es la historia que narra Leonardo de Torriani, afirmando que un barco con destino La Palma, en el año 1525, tuvo que desembarcar en ella debido a un problema de navegación. O las declaraciones de John Hawkins, comentando que solo los marinos y piratas más expertos han llegado a sus costas y han explorado sus inmediaciones. Además de las historias, se han realizados muchas expediciones en su búsqueda, todas ellas con resultados desfavorables.

Hoy en días son muchos los canarios que dicen haberla visto en el horizonte, pero hay muchas teorías que desmoronan estas relatos. Una de ella dice, que es el reflejo de El Teide sobre la bruma o el agua del mar. Otra, que es un espejismo creado por la niebla y en realidad es la isla de La Palma.

Foto Vía: noticiasgrancanaria

Tags: ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top