Las salinas del Janubio en Lanzarote

salinas del Janubio

La isla de Lanzarote cuenta con gran cantidad de tesoros naturales como el Parque Nacional de Timanfaya, la cueva de los Jameos del Agua o el Archipiélago Chinijo (pequeño), que está compuesto por varios islotes y declarado Parque Natural. Playas de ensueño, paisajes volcánicos y una estética muy cuidada en cuanto a la arquitectura, hacen de ésta, una isla inolvidable para quienes disfrutan de sus vacaciones en cualquiera de los hoteles en Lanzarote.

Pero hagamos un alto en el camino para conocer un lugar importante en el desarrollo de la economía de Lanzarote: las Salinas del Janubio.

En el municipio de Yaiza, al sur de la isla de Lanzarote, podemos encontrar un singular paisaje moldeado a medias por la naturaleza y el hombre, las Salinas del Janubio. Este lugar, declarado de interés científico es además uno de los principales motores de la economía de la isla. Además sigue trabajándose en ellas de manera artesanal, sin el uso de maquinaria moderna (salvo en el caso de los motores de bombeo del agua).

salinas del Janubio

Esta zona fue usada como campo de cultivo de cereales (como la cebada, el trigo, el maíz y el centeno) hasta la llegada de Don Vicente Lleó Benlliure en 1895, año en que se comienza la construcción de las salinas, que se prolongaría hasta 1945. Las obras concluyen de mano de Don Ginés Díaz y la familia Cerdeña. Desde entonces, la explotación del lugar ha corrido a cargo de la familia Padrón Lleó.

Antiguamente, las salinas del Janubio producían unas 10.000 toneladas de sal por año, materia que se destinaba tanto al consumo (como sal de mesa) como al salazón y conserva de la industria pesquera de la isla. Hoy en día, debido a la competitividad de los mercados internacionales y el declive de la actividad pesquera en Canarias, la producción se ha reducido a 2.000 toneladas por año (usada casi en exclusiva para el mercado del archipiélago).

La recogida se efectúa, de forma manual, en los meses mas cálidos (desde Abril hasta Octubre), mientras que en invierno se dedica el tiempo a tareas de limpieza y mantenimiento de las instalaciones. Básicamente, cuando el agua se seca, se retira la sal con rastrillo y se amontona con una pala. La sal del Janubio es completamente natural y no contiene aditivos de ninguna clase.

Las salinas han favorecido también, en gran medida, el crecimiento del municipio de Yaiza, ya que gracias a esta industria y al trabajo que crea, se fundaron los pueblos adyacentes de Las Breñas y La Hoya. Las salinas del Janubio son otra de las formas de aprovechar los recursos del mar y de manera respetuosa con el medio ambiente, por lo que tienen mas que merecida la visita. Si aún no has estado, no dejes de hacerlo en el primero de tus próximos vuelos a Lanzarote.

Foto 1 Vía: Panoramio

Foto 2 Vía: IslaLanzarote

Tags: , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top