El Parque Rural de Teno, en Tenerife

Faro de Teno

Hoy, nuestra ruta senderista va a llevarnos hasta la punta más occidental de la isla de Tenerife, adonde el macizo montañoso de Teno se yergue sobre el mar para asomarse victorioso sobre las costas. El Parque Rural del Teno nos muestra la verdadera historia geológica de la isla dibujada a cincel por las fuerzas de la Naturaleza a lo largo de millones de años.

El descenso que iremos haciendo por sus barrancos y sus desfiladeros nos mostrarán la naturaleza volcánica de Tenerife, auténticas joyas geológicas que se transforman en impactantes paisajes sacados de la Luna, y donde la rocosidad volcánica se mezcla caprichosamente con los bosques de laurisilva que tanto caracteriza a la flora isleña.

El Parque Rural de Teno, así declarado en el año 1994, y al que accederemos desde Icod de los Vinos, también fue declarado Parque Natural en el año 1987.

Caserios de Teno Alto

Comenzamos nuestra ruta llegando desde el Puerto de la Cruz a Icod de los Vinos a través de una carretera que nos permite vislumbrar desde las ventanillas del coche el precioso litoral tinerfeño. Allí se encuentra la mejor entrada a este Parque que nos muestra dos climas bien diferenciado producto de su carácter abrupto. En el interior, la niebla suele ser constante, y suele haber mucha humedad, lo que favorece esos bosques de laurisilva y su intenso color verde. En la zona litoral, sin embargo, el aire se torna seco y nos muestra una costa llena de barrancos y acantilados.

La sinuosa carretera desde Icod nos debe llevar hasta Garachico, pasando por Santiago de la Espada y Guía de Isora. Es Garachico un pequeño pueblito pesquero donde merece la pena detenerse un rato para andurrearlo y tomar una cerveza. Desde allí hay una carretera costera que lleva hasta Buenavista del Norte y que nos permitirá alcanzar la Punta de Teno, donde hay un faro con unas vistas maravillosas. Desde él, nuestra vista se perderá en el Océano Atlántico por un lado, y en los paisajes que conforman el Parque Rural de Teno, por el otro.

Para los amantes del senderismo, en las cercanías está Teno Alto, un caserío que ofrece a los senderistas una buena selección de casas rurales. Es una comarca muy tranquila, pues precisamente, la antigüedad de sus carteras no permiten el acceso fácil, y aunque cada vez es más el turismo rural que allí llega, aún se mantiene muy tranquilo y tradicional.

Alrededor de la Punta de Teno debemos buscar los distintos senderos que recorren los frondosos valles de El Palmar y Los Carrizales, jalonados de pequeños pueblos desperdigados y de un verde húmedo que hasta daña los ojos. Por contra, la línea costera nos ofrece lugares como el Morro del Diablo o la Parada de los Muertos, cuyos nombres ya de por sí causan respeto.

Y, un poco más al Sur, para quienes finalmente hayan optado por una de esas casas rurales, se encuentra el valle de Masca, de cuyos senderos ya os hablamos en otra ocasión. Más allá, tampoco debéis dejar de conocer tanto el Parque Natural de La Corona Forestal, que rodea, al Parque Nacional del Teide, situado al este, como los acantilados de Los Gigantes, uno de los más conocidos y sobrecogedores de Tenerife.

Tags: , , , ,

Imprimir


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Top